lunes, 14 de diciembre de 2009

Overlord (Parte I: El Principio)


Leidar asomó la cabeza entre los arbustos en los que se había escondido. Observó a ambos lados para confirmar que los había despistado y salió de su escondrijo. Apenas era un escuálido chico que ni tan siquiera había entrado en la pubertad. Era incluso un poco más bajo que el resto de los niños de su edad, de los que comenzaba a cansarse al ser perseguido por todo el pueblo de Nédela. Esta vez no había sido distinto, había salido a las afueras del pueblo a ver si conseguía cazar algunos gnomos pero le habían seguido. Los adultos normalmente tampoco ayudaban a solucionar este tipo de situaciones, “Suficiente hemos hecho dejándote vivir en esa casa, sin echarte del pueblo” eran las pocas palabras que solían dirigirle. Sí, ahora vivía solo en esa pequeña choza desde que murieron sus padres, justo después comenzó a…

- ¡Ahí está el niño brujo!

Una bola de nieve golpeó su nuca y lo tiró de bruces al suelo. Varios niños salieron corriendo entre risas.

- ¡Corred o nos lanzará un hechizo!

Se levantó dolorido y con los ojos buceando en un mar de lágrimas que poco a poco empapaban una cara completamente enrojecida por el contacto con la gélida nieve. Echó a correr hacia su casa, al otro lado del pueblo. En su carrera tropezó dos veces, aguantando las miradas de desprecio de la gente, como siempre que le veían pasar. Llegó hasta su casa, entró y cerró la puerta sin usar ningún tipo de llave, pues no la necesitaba. Se acurrucó en una esquina y los recuerdos le invadieron de nuevo.

Su padre era un cazador, pero hacía unos meses lo encontraron devorado por los lobos. Ante esta desgracia, Leidar había desarrollado una habilidad especial. No era algo concreto, su cuerpo podía generar algo de magia, generalmente involuntaria. A veces los objetos de su casa levitaban al dormir, o cuando se concentraba mucho podía controlar levemente su magia, habiendo llegado a crear pequeñas chispas sobre un palo de madera reseca. El se sentía maravillado con sus nuevos poderes, pero su madre sentía estar criando un pequeño demonio. Tras una gran reflexión y mucho dolor interno, intentó matarlo con un puñal cuando Leidar dormía. Sin embargo, Leidar se despertó instintivamente y del susto que le produjo ver esa escena, su madre estalló en llamas. Con el fuego consumiendo su vida, ella escapó de la casa y gritando por todo el pueblo. La gente salió de sus casas por el alboroto y vieron como la mujer moría entre lametazos ígneos.

Tras ese acontecimiento, Leidar fue juzgado por el pueblo. A pesar de todo, su corta edad logró salvarle, sintieron esa mínima cantidad de compasión. Lo que si pretendieron fue expulsarle del pueblo pero, debido a que ninguno pudo entrar en su casa, le dejaron ocuparla a él. Eso se debía a la magia involuntaria de Leidar. Nadie que el desease lograba abrir la puerta de esa choza. Los únicos que podían abrirla eran él y…

La puerta se abrió en ese momento sobresaltándole. Una figura familiar entró y cerró detrás de sí. Kelda era una chica de más o menos su altura, unos meses más joven, de pelo rojizo, ojos verdes, piel blanca y vestía ropas de abrigo debido al frío que normalmente hacía por esas fechas. Desobedeciendo a sus padres, Kelda había querido conocerle. Ella era la única amiga que había tenido desde que empezó su faceta mágica, la única que lo veía como una persona y la única cuya sonrisa podía arrastrar las nubes de sus malos días y deslumbrar como si del mismísimo Sol se tratase.

- ¿Han vuelto a reírse de ti? -preguntó Kelda con tono preocupado.

Leidar asintió intentando no llorar más, pero Kelda se le acercó para abrazarle y no pudo contenerse. Se sentía bastante tonto llorando delante de ella, pero también era la única persona a quien podía llorar.

- Deberías defenderte. Si temen que os embrujes, hazlo, así te dejarán en paz.

- No sé cómo hacerlo –contestó Leidar tratando de enjugarse las lágrimas-. Además, me echarían definitivamente del pueblo, se que no lo ha hecho hasta ahora por miedo pero en cuanto haga algo…

Kelda le miró y dejó escapar una de sus tiernas sonrisas. A Leidar el corazón le dio un vuelco. Puede que fuesen aún jóvenes, pero él tenía muy claro que Kelda era la persona con la que pasaría el resto de su vida, no sentía más que amor hacia ella.

- ¿Sabes? –dijo Kelda con un tono que Leidar no le había oído nunca antes- Me alegro de ser tu amiga. La gente te juzga sin conocerte.

Kelda alejó un poco la cara de él y levantó la suya empujándole la barbilla hacia arriba con suavidad.

- Yo sé cómo eres.

El corazón de Leidar adquirió el ritmo de cien caballos al galope. Sus labios se habían dirigido hacia los de Kelda en un beso rápido y corto. Llevaba tiempo queriendo intentar demostrarle que la quería y la forma en la que lo había hecho había sido brusca y torpe. Kelda se vio sorprendida por esa acción, pero sus ojos y su sonrisa hablaron por ella. Pasó las manos por la nuca de Leidar y le propinó un beso más prolongado. Leidar tenía el corazón saliéndosele del pecho, todos sus problemas se habían esfumado en una décima de segundo. Tras ese indefinido intercambio de sentimientos, volvieron a separarse. Él fue a tomar la palabra.

- Y-yo…

¡Crash! Un fuerte ruido en la aldea le interrumpió. Se escuchaban los gritos ajetreados de la gente de la aldea.

- ¿Qué es lo que está pasando? –dijo Kelda- ¡Vamos a ver!

Aunque Leidar se sintió desgraciado por dejar ese momento, prefirió pensar que ya tendrían todo el tiempo del mundo más adelante. En la aldea parecía cocerse algo gordo. Ya fuera, le cogieron entre varios aldeanos y se lo llevaron a la plaza. La plaza estaba llena de soldados. Le tiraron al suelo delante de un hombre con apariencia de líder militar.

- ¿Es este el chico? –dijo con voz firme.
- Sí, señor. Puede llevárselo peor por favor no arrase nuestra aldea. –dijo uno de los campesinos.

Con un gesto de su mano. Los soldados le cogieron a la fuerza y se lo llevaron. Kelda gritó desesperadamente pero los aldeanos la retuvieron.

- ¡No, Leidar! ¡Leidar! ¡Te quiero! ¡Leidar, te quiero!


Leidar despertó. Tantos años después, y ese recuerdo seguía haciendo eco entre sus sueños…




The Blind

18 comentarios:

The Blind dijo...

Vamos a ver, esto es una remasterización de un relato que escribí y no acabé. Está basado completamente (cogiendo diractamente algunas cosas pero cambiando la historia a mi forma) en el Overlord.

Ahora que he jugado al Overlord 2, me he decidido a volver a tomar este relato, dándole un enfoque algo distinto, empezando por un inicio completamente diferente, más parecido al del segundo juego.

A pesar de lo que parezca ahora (un telato muy tierno y eso), habrá sangre, lo prometo.

The Reaper dijo...

Exceptuando un par de tonterías sintácticas y gramáticas, y lo tierno del relato (espero que no dure mucho) me ha gustado.
Mola el hecho de que todo fuese un recuerdo, espero continuación.

Lady Nerón dijo...

^^ ¡Muerte y destrucción!

Henry Hart dijo...

Vamos a ver. Yo ya me canso de el gremio, así que una de dos:
-O alguien más participa
-O abandono el blog.
Para animaros a elegir lo primero, diré que quizás deberíamos cambiar el mundo. ¿Que tal un tema nuevo? Y si no, pues no sé, anque sea algo cortito, una entrada a la semana o algo así. Pero me parece un tanto humillante meterme en un blog que abandonasteís todos como las ratas del titanic.
En fin, espero que esto cambie o me piro del blog dejando un cartel de "Abandonado por falta de ganas".

ana dijo...

me gusta! pero bueno, supongo que luego dejará de gustarme por lo que dices que pasara...
:P

The Blind dijo...

Henry Hart, no te lo tomes a mal pero monopolizaste el blog.

Sí, es cierto que el resto de la gente no se animó a escribir nada pero tú empezaste a escribir de manera desorbitada.Tú mismo te apoderaste del blog.

Si quieres, guarda todo lo que has escrito y mételo en otro blog o te damos oficialmente el blog. Borramos a la gente que puede escribir, quitamos las entradas que no sean tuyas, te hacemos administrador y te lo quedas.

Henry Hart dijo...

JAJAJAJAJAJA.
¿QUE YO MONOPOLICÉ EL BLOG?
VAMOS A VER, QUE YO NUNCA HE DICHO A NADIE QUE TENGA QUE DEJAR DE ESCRIBIR, SI ALGUIEN PUBLICABA, YO ESPERABA UNOS CINCO DÍAS A SEGUIR, PERO NOOOOOOOO, AHORA LA CULPA ES MIA. Claro, tan bien es culpa mía que dejaseis de escribir en este blog, Xaithick en el suyo, Ker en el suyo, Lady en el su otro blog etc...
Nada más me metí en este mundillo, todos a correr, que viene Henry Hart a monopolizar nuestros blogs. Mama, que miedo.
Además de que la gente prometía Y NO CUMPLÍA. Hecha si quieres un vistacito, "pronto publicaré algo" etc.
Amén de peridodos de un mes o tres semanas en los que no escribí.
NO ME HECHES LA CULPA, PORQUE NADA MAS VINE YO, TODO EL MUNDO A ABANDONAR BLOGGER, QUE VIENE HENRY A MONOPOLIZAR.
VAMOS HOMBRE!

The Blind dijo...

Empezaré diciendo que porque uses mayúsculas no suena nada más alto, es más incómodo leerte.

Publicaciones tuyas al principio: 7, 8, 9, 11 de febrero del 2009.

Después de eso te dije que tardases un poco más en publicar, sin embargo ya te habías adueñado del blog. Porque sí, sobresaturaste con tus entradas enseguida, lo cual, si la poca gente que podía participar ya les costaba, perdieron por completo ese poco interés.

Es decir, a mi mismo, creador de la idea, me quitaste todo el interés por ello.

Para el resto del mundo, la participación en ese blog finalizó ahí. Llevas un año cargando con el blog porque te lo quedaste. Pedir que otros escriban cuando llevas como único autor durante unas 30 entradas es absurdo.

Por cierto, no he dicho nada de otros blogs, sólo monopolizaste ese (lo contrario no tiene sentido, no puedes escribir en blogs de otros).

Si quieres para ti mismo el blog, bien, no pasa nada. Hace mucho que lo es. No te lo tomes a mal pero es que las cosas están así y no parece que nadie pretenda escribir desde las fechas mencionadas.

Henry Hart dijo...

Sinceramente, si alguien deja de escribir solo porque yo lo hacía, me parece que es un tanto estúpido por su parte. Yo no quiero estar solo en el blog, deja de decir eso, porque a mi me hubiese encantado que participasteis. Además, nunca se me dijo que mi superpublicación fuese motivo para que otros no publiquen, únicamente me diste como excusa que a la gente le daría pereza leerlo. ¿He dicho yo que para seguir escribiendo haya que leerse lo anterior? ¿He dicho yo, alto y claro, a los cuatro vientos, NO PUEDES PULICAR EN BLOG? ¿He hecho yo algo malo? ¿Porque no se me dijo cuando me quejaba de que nadie escribía hace 5 MESES que eso les molestaba? Yo creo que no solo fué cosa mía, sinó que fué también cosa de la pereza del resto de escritores, que no publicaron casi nada más desde que yo entré, así de hecharme a mi la culpa nada, ellos son los que dejaron de escribir para blogger, yo ví un blog en el que nadie participaba más que comentando. Además de que esperé más de un més , exactamente del 12 d emarzo al 19 de abril, mas de un mes para que la gente escribiese, leyese o hiciera lo que quisiera. Cuando volví un mes después y ví que nadie había leido siquiera la entrada puse este comentario:
Que irónico
escribí el comentario anterior hace 18 días y todavía no solo no habéís publicado nada, sino que me dá la impresión de que ni os habeís pasado por el blog
A partir de ahora publicaré una parte cada 2 o 3 días, sin esperar respuesta, ya que este sistema lo usaba antes y tardabais menos en opinar.
Haber si cambian los vientos
Hasta dentro de 3 días
HENRY HART
Solo después de empezar a escribir como un poseso (restando el arrancón inicial, atribuido a que empezaba en blogger y tenía mucho que contar) la gente volvió a leer.
Además, no quiero que se acabe, pero escribir para nadie no me parece plan, así que mantengo mi frase: en tres semanas, o respuesta o nada

The Reaper dijo...

No me parece el lugar adecuado para discutir esto.
Daos vuestras direcciones y discutid por correo mismamente.

The Blind dijo...

Henry Hart, sinceramente, has conseguido ponerme de muy mal humor. Te iba a responder, y ahora sí, de malas maneras pero, ¿sabes qué? Me aburres.

El blog es tuyo desde que llevaba dos meses como mucho. Haz lo que quieras con él. En serio, dime lo que sea y te pongo de moderador o lo borro. De verdad, lo que tu quieras pero por favor, deja de darme la brasa.

Henry Hart dijo...

Mi intención no era enfadar a nadie, ni mopolizar blogs ni dar la brasa a nadie. Yo solo quería defenderme, como abría hecho cualquiera.
Así que adios.

The Reaper dijo...

Aio!

Anónimo dijo...

I will not approve on it. I assume polite post. Expressly the designation attracted me to be familiar with the unscathed story.

Anónimo dijo...

Good fill someone in on and this mail helped me alot in my college assignement. Say thank you you for your information.

Henry Hart dijo...

Ya veo lo que ha durado la vuelta al mundo bloggero...

The Blind dijo...

Es el problema cuando andamos de exámenes.

Igualmente, dejamos el tema pacificado así que no te recomendaría volver a tocar las narices.

Henry Hart dijo...

Solo era una broma
¡No desenterremos el hacha de guerra!